Blog Lean Service

Tecnolean, motor de los nuevos procesos empresariales

Estamos viviendo uno de los mayores desafíos a los que se ha enfrentado la Humanidad en épocas recientes. No cabe duda de que la COVID-19 y su terrible impacto, se estudiarán en los libros de historia. Aquello que comenzó como una emergencia sanitaria provocada por el virus, la aplicación global de medidas para frenar su expansión y así salvaguardar la salud pública, ha derivado en una profunda crisis socioeconómica.

Esta situación de pandemia, con impacto en la economía mundial, ha forzado necesarios procesos de aprendizaje acelerado de numerosos profesionales. Un aprendizaje práctico, sin manual.  En primer lugar, para hacer frente y gestionar una inesperada situación de crisis. Pero también, para redefinir un camino que permita paliar la incertidumbre empresarial asociada al contexto actual.

Un contexto donde nadie puede permitirse el lujo de ser un mero espectador de los acontecimientos. Queramos o no, todos participamos. Un entorno donde como profesionales, tenemos la responsabilidad, pero también la oportunidad de ser actores, de aceptar los desafíos de esta nueva era, pasando de la inacción a la acción, en un ejercicio de claro liderazgo.

Tenemos la oportunidad y la necesidad de liderar proyectos con una clara visión de gestión por un propósito, basados en dos pilares estratégicos, que tienen en común la palabra “learn.

Estos pilares son, en primer lugar, learnability” o aprendizaje continuo: estamos en la era del conocimiento y ahora más que nunca los profesionales debemos desarrollar y poner en valor todas nuestras capacidades, habilidades y competencias. Por otro lado, el concepto de Learning by doing, como un método de aprendizaje en un contexto real, basado en las experiencias, en aprender haciendo y en acercar la estrategia al terreno o Gemba (herramienta Lean que representa “el lugar dónde ocurren las cosas”).

Es en este marco donde nace el concepto “Tecnolean”, término que acuño en el presente artículo. Un término que surge como resultado de muchos años de experiencia liderando proyectos donde se conjugan el aprendizaje continuo y el efecto de “aprender haciendo”, en entornos cambiantes y dinámicos de diversos sectores, siempre con el objetivo de hacer las empresas y los procesos más competitivos, poniendo el foco en los equipos y en los clientes.

Este nuevo término, Tecnolean, integra dos conceptos claves para afrontar los desafíos que presentan los modelos de negocio en las empresas. Tecnolean representa la combinación y la conexión natural de la tecnología y de la metodología Lean. Una fusión que aporta un gran valor a las empresas, generando una incuestionable y valiosa sinergia entre ambas.

Por una parte, la tecnología, siempre presente en nuestras vidas. Ahora más que nunca, necesitamos de una tecnología que aporte valor ante los retos, una tecnología que haga posible alcanzar un exitoso y apasionante futuro a todas las compañías y sectores. Ninguna empresa está exenta del cambio tecnológico que vivimos: todas, de una forma u otra, tendrán que evolucionar y adaptarse a las nuevas exigencias digitales. La tecnología, como aliada para medir, registrar, controlar y gestionar los procesos, bien definida y gestionada, es una palanca clave para acelerar la toma de decisiones y la competitividad empresarial.

Por otra parte, la Metodología Lean, cuya filosofía se basa en realizar más con menos. Lean promueve el trabajo disciplinado desde el terreno o Gemba, el lugar donde ocurren las cosas. Un Gemba al que se acude, literal y figuradamente, para identificar los despilfarros, ineficiencias, o mudas en los procesos empresariales, para así eliminarlos y poder dedicar los recursos de la empresa a aquello que genera valor, a los procesos esenciales.

Lean, representa el aterrizaje de la estrategia en el terreno, aprender haciendo, la incorporación de la filosofía de mejora contínua en todas las áreas de las compañías sea cual fuere la actividad realizada, pero siempre con foco común: el valor añadido en los procesos.

Así, Lean Management, Lean Services, se convierten en un eje vertebrador en la integración de la cultura y herramientas adoptadas y adaptadas del Lean Manufacturing, con el objetivo de mejorar, eficienciar y estandarizar los procesos no solo operativos, sino de cualquier área de las compañías (TIC, Marketing, Compras, RRHH, Finanzas, Dirección, etc.)

«Lean promueve el trabajo disciplinado desde el terreno o Gemba, el lugar donde ocurren las cosas. Un Gemba al que se acude, literal y figuradamente, para identificar los despilfarros, ineficiencias, o mudas en los procesos empresariales»

Lean y tecnología, dos conceptos con historia y personalidad propia que conectan para definir una hoja de ruta robusta, fiable y duradera, aportando un gran valor transversal a cualquier compañía que en este marco tenga sobre la mesa un proyecto de transformación para mejorar su competitividad. Probablemente un proyecto de transformación digital que requiera la incorporación de tecnologías habilitadoras (Internet of Things, Big Data, Realidad aumentada, realidad virtual, inteligencia artificial, blockchain, robotización, automatización,…) a los procesos empresariales.

De esta forma, tecnología y metodología avanzan unidos en el desarrollo y despliegue de proyectos sólidos, duraderos y con objetivos claros. Evitando la tentación del efecto “wow” que puede producir una determinada tecnología, en un momento donde la sensación de urgencia por avanzar puede cegar nuestra capacidad de análisis del verdadero impacto generado y finalmente, aportando desde el pragmatismo una cierta tranquilidad sobre el valor real de los proyectos.

En un escenario marcado por una clara aceleración digital, donde la digitalización o aportación de recursos digitales ha generado la transformación “digicultural” de muchas empresas, sin duda se requieren metodologías que contribuyan a afianzar los cambios en los hábitos de trabajo o las propias herramientas digitales que se han incorporado en los entornos profesionales.

El uso de la metodología Lean en cualquier proyecto que incluya tecnología, servirá para evitar digitalizar el despilfarro: si hay un proceso, una operativa, una tarea que supone un desperdicio para la empresa, ¿qué sentido tiene digitalizar este despilfarro? Primeramente, hay que eliminar los despilfarros y solo después digitalizar los procesos necesarios o de puro valor añadido, para hacerlos aún más eficientes.

Igualmente, en el caso de digitalización de procesos poco robustos, la tecnología permite detectar y analizar con facilidad, en un breve plazo de tiempo, incluso de forma instantánea y automática, cualquier posible desperdicio o muda que se pueda producir, facilitando una valiosa información y haciendo posible la rápida adopción de medidas por parte de los decisores, disminuyendo así el impacto económico negativo sobre las operaciones y las inversiones.

Aterrizando el concepto “tecnolean” al ámbito de las hard skills o competencias duras que debe tener un profesional en el nuevo contexto, el desarrollo de esta competencia aportará seguridad y confianza en cualquier proyecto que requiera integrar procesos y tecnología, algo que en definitiva, requiere la mayoría de los procesos de nuestro tejido empresarial. Los profesionales que incluyan en su perfil la competencia de tecnolean:

  • De forma tangible, mostrarán su vocación por aportar valor en los procesos a través de la tecnología.
  • Generarán confianza en el proyecto al aportar una clara metodología de trabajo basada en la Cultura y herramientas Lean
  • Aportarán el valor necesario para liderar, acompañar y trasformar un proceso que requiera tecnología.
  • Pondrán en el centro a las personas, tal como hace Lean, implicándolas en el proyecto de implantación de tecnología.
  • Facilitarán la toma de decisiones duraderas en el tiempo.
  • Fomentarán la flexibilidad a través de herramientas como el orden y la disciplina.
  • Velarán por el éxito de la inversión realizada, planificando en el tiempo los recursos, tiempos y personas responsables de cada acción.
  • Serán capaces de valorar el retorno de la inversión y, por tanto, la estrategia para futuras inversiones.
  • Facilitarán la identificación del talento, de las personas más capacitadas para una labor, a través de la disciplina que genera la metodología

Porque no olvidemos que los proyectos, las metodologías y las implantaciones tecnológicas, requieren de personas que lideren, que definan y desarrollen las estrategias, que trabajen desde el terreno, que conecten la visión y misión de las empresas con la realidad de las operaciones y/o procesos. Por eso tras el concepto tecnolean aparece el necesario talento para generar una firme evolución de las empresas. 

En un nuevo escenario global donde el alto nivel de exigencia requiere de soluciones adecuadas para mejorar la eficiencia en las operaciones y /o procesos de las empresas, tecnolean representa la incorporación de la metodología en la integración de la tecnología. Para que la metodología, más que un freno, sea un acelerador que asegure y garantice el impacto positivo de la tecnología en todos y cada uno de los procesos y personas que intervienen en los proyectos.

El momento actual requiere de líderes con mayúsculas que aúnen conocimientos, hardsoft y distancing skills (término que acuñé durante el confinamiento, que representa un modelo de competencias híbridas y que pone el adjetivo “distancing” a las skills, debido a las nuevas formas de liderar y colaborar en el distanciamiento social, pero desde la cercanía digital). Líderes que sean capaces de afrontar los nuevos desafíos y que apuesten por las personas y la mejora de procesos. Tecnolean, aúna estas competencias y las pone en valor al Servicio de los procesos empresariales.

«Apostar por aumentar la supervivencia y la confianza de muchas empresas del tejido empresarial, asentando estrategias no solo sobre ideas e ilusiones, sino sobre proyectos reales»

Si es posible extraer alguna lectura positiva del paso de la COVID por nuestras vidas, ésta sería el aprendizaje en muchos aspectos que esta situación ha representado para todos. En el futuro debemos evitar, desde la experiencia, repetir los errores del pasado. Porque este virus, nos ha enseñado a trabajar en contingencia, a poner en valor el método y a utilizar la tecnología con criterio, para seguir avanzando con paso firme ante la incertidumbre.

Apostar por la metodología Lean y encomendarle la labor de acompañar a la tecnología es reafirmar el valor que ha aportado desde sus orígenes, allá en los años 40 en Japón, hasta nuestros días, en incontables procesos y compañías. Tradición y actualidad conectan para hacernos más competitivos ¡Qué mejor referencia y apoyo para el universo tecnológico predominante actual!

En estos momentos, necesitamos atajar la agónica prolongación de la incertidumbre, apostar por aumentar la supervivencia y la confianza de muchas empresas del tejido empresarial, asentando estrategias no solo sobre ideas e ilusiones, sino sobre proyectos reales que incorporen metodologías tangibles que marquen una hoja de ruta clara y bien definida. Especialmente cuando las estrategias llevan adheridas grandes inversiones económicas, que pueden volatilizarse en caso de no alcanzar los frutos esperados.

Realizar las inversiones adecuadas en tecnología, servirá para que muchas empresas puedan poner de nuevo el foco en las personas, generando nuevos puestos de trabajo y apostando por planes formativos que pongan en valor estrategias de upskilling o reskilling. En definitiva, situando a las personas en el centro, generando empleabilidad y construyendo el futuro desde el presente.

Porque tras la pandemia nada volverá a ser igual, precisamente por ello, la combinación de tecnología y Lean pone en valor el Liderazgo y la capacidad de resiliencia, generando una nueva palanca de cambio, un nuevo impulso para afrontar los desafíos del desolador escenario post-COVID. Porque tecnología y lean se complementan, crean sinergias y se retroalimentan: la tecnología necesita una metodología sin la cual difícilmente tendrá éxito, al mismo tiempo que el éxito de la tecnología implicará un nuevo impulso para la metodología.

El concepto de Tecnolean se convierte en sinónimo de aportación de valor, motor y palanca para la confianza y mejora competitiva de las empresas en este nuevo contexto. Por todo ello, para seguir diseñando el futuro, demos la bienvenida al concepto tecnolean como competencia necesaria para los profesionales y estrategia para las empresas.

El mundo ya ha cambiado: en nuestras manos está decidir cómo afrontar ese cambio y el lugar que queremos ocupar en el futuro.

Fuente: ««Tecnolean, motor de los nuevos procesos empresariales», Blog C de Comunicación, 17 de diciembre de 2020: < https://blogs.cdecomunicacion.es/guillermo-perez/2020/12/17/tecnolean-motor-de-los-nuevos-procesos-empresariales/ >. «

Guillermo Pérez Morales
Madrid, Diciembre 2020

¿Podemos ayudarte?

De acuerdo con lo establecido por la Ley Orgánica de Protección de datos 3/2018 del 5 de diciembre y el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo (RGPD) y del Consejo de 27 de abril de 2016, el cliente/usuario queda informado y presta su consentimiento inequívoco a la incorporación de sus datos a un fichero del que es responsable “Lean Service Management Total”, con la finalidad de informarle sobre los productos y servicios solicitados, así como el envío de comunicaciones comerciales sobre los mismos. Le informamos también sobre sus derechos de acceso, rectificación, supresión y otros derechos, que podrá ejercer a través de leanservice@leanservice.com Le informamos también que los datos personales suministrados no serán cedidos ni comunicados, ni siquiera para su conservación, a terceras personas.

Libro Lean Service Management Total

Cómpralo en Preventa

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.