Blog Lean Service

Lean Management, gestión por propósito ante un nuevo desafío

En un entorno de pandemia mundial, provocada por el virus COVID-19, no cabe ninguna duda de que la humanidad se enfrenta a uno de los mayores desafíos de los últimos siglos. La inevitable situación de crisis, que inicialmente parecía limitada a una crisis sanitaria localizada, ha irrumpido en la mayoría de los rincones del planeta, afectando abruptamente a nuestras vidas, la sociedad y la economía, modificando el status quo de nuestras realidades, valores y proyectos.

Pese a vivir en un mundo hiperconectado, el impredecible impacto socioeconómico de esta situación nos ha cogido desprevenidos, provocando un pronunciado punto de inflexión sobre la realidad más cotidiana, en la manera de hacer las cosas, pero también forzándonos a la reflexión sobre cómo afrontar los nuevos desafíos que el futuro nos pueda deparar.

Aunque la tecnología se ha convertido en un excelente aliado que nos permite seguir conectados y teletrabajar desde nuestros hogares, probablemente evitando así el colapso global de la Economía Mundial, a nadie se le escapa que esta situación nos ha cogido con el paso cambiado. Nos hemos visto forzados a adoptar y en muchos casos improvisar, cambios en nuestras rutinas diarias, tanto personales como profesionales.

La tecnología nos ha facilitado el poder atrincherarnos en una situación de resistencia, aunque no ha permitido blindar nuestro futuro. Y es que la tecnología en sí misma no deja de ser un medio para la generación de valor, que necesita una metodología y hoja de ruta adecuada ante los retos presentes y futuros.

Ante el gran desafío al que nos enfrentamos y la irrupción de un nuevo paradigma, ahora, más que nunca, tenemos la responsabilidad de gestionar con un claro propósito. La gestión por propósito, concepto cada vez más extendido en el ámbito del coaching, implica la gestión orientada a una misión claramente definida, apoyándose en el liderazgo y la metodología como palancas de cambio que eviten la improvisación y permitan una transformación ágil y robusta, completa de sentido.

La Gestión por Propósito, herramienta para afrontar con humildad y liderazgo cualquier proyecto en la vida, en mi opinión, establece, por sí misma, una conexión bidireccional con la metodología Lean Management. Porque sin metodología no hay liderazgo y viceversa: sin liderazgo difícilmente podremos implantar una metodología.

«Vivimos en un momento crucial, es el momento de los líderes.»

Asistimos, por tanto, al origen de una conexión vital, duradera y fiable que permite diseñar un camino efectivo y eficiente para afrontar y articular, no sin esfuerzo, pero sí con mejores garantías, una respuesta firme ante un futuro lleno de retos y desafíos en todos los sectores de la economía.

Vivimos en un momento crucial, es el momento de los líderes. Es el momento de sacar a la palestra todo nuestro talento, conocimiento y esfuerzo, para poder transformar la incertidumbre actual en proyectos y realidades que aporten valor. Para poder enderezar el rumbo en las nuevas circunstancias y ser mejores que antes o, al menos, ser resilientes ante los cambios.

El caso de la familia Toyota

Para comprender mejor la conexión entre el Lean Management y la Gestión por propósito, nos sirve como referencia el indudable éxito del Lean Management a lo largo de los años. La cultura Lean, vinculada en sus inicios a Japón y a la familia Toyoda, propietaria de Toyota, basa su éxito en la disciplina, humildad y liderazgo. En un contexto de un país sin recursos, devastado tras la Segunda Guerra mundial, Kiichiro Toyoda, basándose en las ideas de W. Edwards Deming, desarrolló la filosofía Lean, que apuesta por el trabajo conjunto de máquinas, instalaciones y personas para añadir valor a los procesos, sin generar desperdicio o mudas, cuyo resultado fue el método Just-in-Time (JIT). En una posterior vuelta de tuerca, Eiji Toyoda, dio un paso más y desarrolló el Toyota Production System (TPS), basado en la producción a demanda, solo cuando el cliente lo solicitaba. Eijj se apoyó en Taiichi Ohno, quien estableció el TPS y creó las Bases del Lean.

A principio de la década de los 70, en plena crisis del petróleo, el Gobierno Japonés, valorando la visión y el gran trabajo realizado por Toyota, promovió la implantación de su modelo lean de producción al resto de la industria nacional, propiciando un salto cuantitativo en el nivel de competitividad del modelo de producción japonés, que se extendería al mundo occidental en los años 90.

El Lean demostró su fortaleza y permitió a Toyota convertirse en pocos años en un referente mundial, saliendo incluso reforzada tras las crisis del petróleo del año 1973. En la actualidad, Toyota continúa ostentando una posición de liderazgo en la innovadora y globalizada industria automotriz, siendo una de las primeras empresas del Mundo.

«Resulta necesario un elemento vertebrador capaz de integrar todas las variables y exigencias de la nueva realidad»

La combinación de eficiencia, calidad y flexibilidad ha permitido cosechar grandes éxitos a empresas de todo tipo, no solo las puramente industriales. Hoy en día, los conceptos de Lean Office, Lean Costing o Lean Services forma parte del día a día de las empresas orientadas a la optimización del trabajo y por tanto de los resultados. Con estos antecedentes, el Lean, puede seguir evolucionando y dando muchas alegrías a los modelos de gestión de muchas empresas.

Volviendo a la extraña e inédita situación colectiva en la que nos encontramos inmersos, tengamos muy presente la famosa frase de Walt Disney: “Pregúntate si lo que estás haciendo hoy, te acerca al lugar dónde quieres estar mañana”. Sin duda, la metodología Lean nos permitirá construir una estrategia robusta basada en el análisis de los procesos, la identificación de los factores clave y la eliminación de los desperdicios, todo ello para generar empresas más competitivas.

Sin dar la espalda a la cada vez más presente y acelerada transformación digital, pero también teniendo en cuenta las exigentes medidas de prevención y seguridad en el puesto de trabajo, resulta necesario un elemento vertebrador capaz de integrar todas las variables y exigencias de la nueva realidad y dirigir a las empresas hacia el futuro. Es el momento del talento y el liderazgo con visión. Una visión que conecte el nuevo entorno socioeconómico que se avecina con las políticas y recursos empresariales.

La combinación de una metodología robusta con la adecuada gestión por propósito, cuyos pilares fundamentales son la visión y el liderazgo, supone una vía novedosa e interesante para afrontar todos los retos que nos plantean los futuros nuevos Modelos de Negocio, combinando hard y soft skills.

Tomando como referencia el sector logístico dentro de la Supply Chainel Lean y la gestión por propósito, deben estar en la primera línea en la reanudación de la actividad, garantizando los negocios, liderando el camino y siendo el cerebro de todos los procesos de este sector, junto con la tecnología y la gestión de los recursos humanos.

Descendiendo al nivel de las actividades con valor añadido o “Gemba”, que en terminología japonesa quiere decir “donde ocurren las cosas”, esta conexión entre el Lean y la gestión por propósito, comienza a tener mucho sentido para la incorporación de las principales herramientas Lean en los procesos empresariales de valor.

Sin olvidar el imprescindible liderazgo lean de las personas y equipos en todos los niveles de la compañía, a modo de ejemplo, algunas de las herramientas lean tradicionales, pero perfectamente aplicables a cualquier empresa o sector, serían las siguientes:

  • Cultura de mejora continua: ciclo PDCA, Brainstorming, Teian, Shojinka, eventos Kaizen, Hoshin Kanri, etc.
  • Estandarización y estabilidad: Gemba Walk, 5s, 7+1 desperdicios, standard work, visual standard, etc.
  • Just in Time: VSM (Value Stream Mapping), Kanban, SMED, OEE, etc.
  • Jidoka o calidad en origen: solving problem, Ishikawa, 5 por qués, poka yokes,…

«El Lean y la gestión por propósito, deben estar en la primera línea en la reanudación de la actividad, garantizando los negocios, liderando el camino»

Los beneficios del “empoderamiento de los procesos” a través de la Cultura Lean, sus bases y herramientas indicadas, redundarán en múltiples beneficios en todas las actividades de las diferentes áreas de la compañía, como por ejemplo en:

  • La definición de la estrategia de la compañía.
  • El impulso del liderazgo de quienes tengan que tomar decisiones de mayor o menor responsabilidad, soportadas por una metodología clara y precisa.
  • El apoyo en el desarrollo de las soft skills de liderazgo y gestión de equipos.
  • La definición de procedimientos clave en la gestión del teletrabajo, aprovisionamiento de los EPIS necesarios
  • La incorporación progresiva del personal, adaptándose a la productividad real de las empresas.
  • La organización de las plantillas, ante los potenciales incrementos o disminuciones en la carga de trabajo.
  • La reestructuración de los procesos en los ámbitos de PRL y psicosociales.
  • La definición de planes de riesgo.
  • El desarrollo de modelos colaborativos, que representen una mejora del clima laboral.
  • El desarrollo de políticas de sostenibilidad y logística verde.
  • El impulso definitivo de integración de la tecnología en los procesos a través de las tecnologías habilitadoras o facilitadoras de la transformación digital:
    • Big data, IoT, ciberseguridad, realidad aumentada, realidad virtual, ciberseguridad, gemelos digitales, etc.

Filosofía Lean, palanca clave

En esta década que desgraciadamente inauguramos con unas perspectivas con más incertidumbre de lo esperado, la filosofía Lean, gestionada por propósito, será una palanca clave para la regeneración de las empresas, para garantizar su supervivencia y sobre la que cimentar su mejora y desarrollo sostenible en los próximos años.

La metodología Lean, cuya capacidad para contribuir a la superación y mejora de situaciones adversas a lo largo de la historia está más que contrastada, nos marca la senda del éxito y representa un apoyo inestimable de coherencia y firmeza estratégica para seguir avanzando en cualquier sector: en entornos industriales pero también en el sector terciario, en el impulso definitivo a la Industria 4.0 o en el desarrollo del outsourcing como motor del cambio, siempre integrando personas, procesos y tecnología.

Y ante nuevos retos, nuevas soluciones y oportunidades. La conexión entre dos términos a priori antagónicos como son el Lean Management y la Gestión por propósito, ofrece a las empresas la oportunidad, tan necesaria y valiosa, de generar una competitividad sostenible, rentable y adaptada al nuevo Paradigma que nos ha traído el 2020.

El reto ya está lanzado. Ahora, solo queda aceptar el desafío.

Fuente: ««Lean Management, gestión por propósito ante un nuevo desafío», Blog UNO Logística, 2020: < https://www.unologistica.org/lean-management-gestion-proposito-ante-nuevo-desafio/ >.

Guillermo Pérez Morales
Madrid, 2020

¿Podemos ayudarte?

De acuerdo con lo establecido por la Ley Orgánica de Protección de datos 3/2018 del 5 de diciembre y el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo (RGPD) y del Consejo de 27 de abril de 2016, el cliente/usuario queda informado y presta su consentimiento inequívoco a la incorporación de sus datos a un fichero del que es responsable “Lean Service Management Total”, con la finalidad de informarle sobre los productos y servicios solicitados, así como el envío de comunicaciones comerciales sobre los mismos. Le informamos también sobre sus derechos de acceso, rectificación, supresión y otros derechos, que podrá ejercer a través de leanservice@leanservice.com Le informamos también que los datos personales suministrados no serán cedidos ni comunicados, ni siquiera para su conservación, a terceras personas.

Libro Lean Service Management Total

Cómpralo en Preventa

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.